Nordic Walking y ALFA 247©, dos conceptos inseparables

El Nordic Walking tiene una parte técnica importante que permite optimizar los resultados y aprovechar al máximo todos sus beneficios. La Marcha Nórdica no trata simplemente de coger un par de bastones y salir a andar con ellos; es necesario que un instructor acreditado te oriente para poder alcanzar el máximo rendimiento en esta disciplina.

La técnica del Nordic Walking recibe el nombre de ALFA 247© y hay que dominarla para ser un verdadero Nordic Walker. Es muy importante comenzar el aprendizaje de este método desde el minuto uno de tu iniciación; si dominas la técnica ALFA 247© conseguirás activar tu cuerpo y obtendrás más beneficios.

 

¿Qué significa ALFA en la Marcha Nórdica?

Las siglas ALFA hacen referencia a los cuatro pilares básicos de este procedimiento. Cuatro factores que todo Nordic Walker deberá incluir en sus entrenamientos. La primera A significa andar derecho; la L hace alusión a brazos largos; la F indica el ángulo en forma de triángulo entre el cuerpo y el bastón y la última A hace referencia a adecuar el paso.

 

A: Andar derecho

Es importante que cuerpo y mente estén erguidos a la hora de hacer deporte; así la energía fluye mejor cuando el físico y las emociones siguen un mismo camino. Esta técnica consigue que el erguimiento funcional ayuda al erguimiento emocional; por ello se logra disminuir el estrés y las tensiones musculares, entre otros beneficios.

 

L: Brazos largos

Los bastones se convierten en una prolongación de los brazos y obligan a caminar hacia delante y ver hasta dónde alcanzan los brazos. La técnica ALFA 247© es compleja y exigente, capaz de conseguir que trabaje el 90% de la musculatura del cuerpo.

 

F: Formar un triángulo

La longitud del bastón y su ángulo son importantes para realizar el Nordic Walking correctamente. No hay que arrastrar el bastón, clavarlo demasiado vertical o por delante del punto de gravedad del cuerpo; basta con conseguir una buena postura y técnica para que la marcha resulte más fácil y el cuerpo trabaje mejor.

 

A: Adecuar el paso

El paso tiene ser el resultado de los brazos largos, el andar derecho y el ángulo del bastón y, si se realiza correctamente, demuestra la complejidad del Nordic Walking y la técnica ALFA 247©. El pie pisará con firmeza, fuera de su longitud de paso habitual y cambiando nuestra forma de caminar por lo que te notarás más libre.

 

“En resumen, está técnica permite practicar Nordic Walking utilizando los bastones de una manera erguida, con unos movimientos de brazos largos y en un ángulo tal, que hace posible caminar de forma armónica y sin impedimentos”.

Estos cuatro conceptos son fundamentales y actúan según el principio de dependencia mutua. Es decir, solo se le puede sacar el máximo rendimiento al Nordic Walking dominando a la perfección la técnica ALFA 247© y sus piezas básicas. Con un buen profesor, esta técnica se puede aprender bien en unas 4 o 5 clases.

 

Puedes encontrar más información sobre esta técnica en la página de la FENWA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *