7 razones por las que practicar Nordic Walking y combatir el sedentarismo

En este artículo te indicaremos siete razones para levantarte del sillón y comenzar, desde hoy mismo, a cambiar tus hábitos sedentarios. Deportes como el Nordic Walking son perfectos para iniciar este nuevo cambio en tu vida. ¡A qué esperas!

Si eres de los que piensa que el ejercicio físico no es importante y que con llevar una dieta equilibrada es suficiente, siento decirte que te estás engañando. Una cosa es estar delgada o delgado y otra cosa, muy diferente, es estar sano. Tal vez podrás engañar a la vista pero tarde o temprano el sedentarismo te pasará factura.

 

Sobrepeso y obesidad 

El ejercicio físico es la mejor manera de combatir el sobrepeso y la obesidad. Como ya he dicho anteriormente no vale con intentar no pasarte con las comidas, sino que nuestro organismo necesita ayuda para quemar aquellas calorías o grasas que no necesita. El peso es importante pero más importante es reducir la masa grasa, la cual esta relacionada directamente con las enfermedades cardiovasculares. Cuando realizamos deporte estamos incrementando nuestra síntesis de músculo, construyendo un nuevo tejido que consumirá energía el día de mañana. Se una persona más sana y saludable gracias al Nordic Walking.

 

La actividad física reduce los niveles de colesterol y aumenta el HDL o colesterol bueno

El deporte también aumenta la sensibilidad de las células a la insulina por lo que beneficia a los pacientes con diabetes del tipo II.

Otra de las ventajas del ejercicio es que mejora la capacidad orgánica del corazón lo que deriva en una menor necesidad de oxigeno y por lo tanto en la reducción de la tensión arterial. Más ejercicio, menos necesidad de fármaco. Combate el colesterol con varias sesiones de Nordic Walking a la semana.

 

Hábitos negativos

Si necesitas un aliado para abandonar hábitos negativos como el alcohol o el tabaco, deportes como el Nordic Walking son la mejor opción. Volcarse en ponerse en forma permite un mejor control de la ingesta calórica, esto hará que cada vez te veas mejor y comiences a abandonar hábitos que lastren tu progresión. 

 

Enfermedades degenerativas

Pero el deporte no solo ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares sino, tal y como vimos en anteriores entradas, también puede ayudar en la prevención y mejora de calidad de vida de enfermedades degenerativas como el Alzheimer o la esclerosis múltiple. Además también previene los dolores de articulaciones y las contracturas causadas por la perdida de masa muscular y fuerza.

 

Estado de ánimo y autoestima

El ejercicio físico ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y nuestra autoestima, a quién no le gusta mirarse al espejo y ver los resultados de nuestro esfuerzo. Por el contrario es lógico pensar que una vida sedentaria nos llevará a justo lo contrario, es decir, el sedentarismo otorga un estado de desanimo y cansancio, acompañado de un rechazo de tu propio cuerpo y por lo tanto de una muy baja autoestima. Esto a la larga puede conllevar graves problemas de salud como depresiones u otro tipo de trastornos mentales. Mejora tu autoestima con un poco de Nordic Walking.

 

Trastornos del sueño

Las personas que se ponen las cadenas del sedentarismo son más propensas a padecer insomnio. Realizar ejercicio mínimo tres horas antes de irte a dormir facilita el sueño o lo hace más reparador. Eso si, no pienses que con salir a andar o correr un día al mes vas a dormir a pierna suelta todos los días. Para notar resultados necesitas una práctica regular y disciplina. Duerme mejor gracias al Nordic Walking.

 

Beneficios en mujeres

La actividad física produce algunos beneficios específicos para las mujeres; como paliar los efectos de la menopausia o facilitar el parto a las mujeres embarazadas. Además el deporte ayuda a reducir el riesgo a tener bebés con más de cuatro kilos de peso; así se reduce el riesgo de que nazcan por cesárea. 
Como has podido observar el ejercicio físico es fundamental para tu salud. Con unos hábitos de vida activa el cuerpo y la mente trabajarán mejor; recuerda el dicho “mens sana in corpore sano”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *