Las 7 claves del método ALFA 247

Existe un concepto inseparable que acompaña al Nordic Walking allá donde va: el método ALFA 247. No se trata de algo creado por nada, ni la Marcha Nórdica es simplemente caminar con un par de bastones; gracias a esta metodología, quien lo practica puede optimizar los resultados y aprovechar al máximo sus beneficios. Pero para poder conocer las claves del método ALFA 247, tiene que ser enseñada por un instructor acreditado. A partir de ahí, el aprendizaje del Nordic Walking será mucho más sencillo.

Las siglas ALFA 247 aparecieron hace más de 12 años en el panorama internacional del Nordic Walking; se presentaba como una nueva forma de hacer este deporte, con criterios técnicos y una enseñanza diferente a la inicial. Además, hace referencia a los cuatro factores que el Nordic Walker deberá incluir en sus entrenamientos. De este modo, el deportista podrá recordarlos con una sencilla regla mnemotécnica que está fundada científicamente, puesto que ha sido demostrada a lo largo de años.

Este aprendizaje comienza con la presentación de las cuatro letras que componen el método ALFA 247. El nombre no se eligió por casualidad, ya que es un acrónimo de las cuatro características principales del movimiento. Como ya te explicamos, consiste en Andar derecho, brazos Largos, Formar un triángulo y Adecuar el paso; puedes recordar o consultar la información en la entrada escribimos especialmente para ello.

El significado de los tres números

El compañero indispensable para realizar el Nordic Walking son unos bastones especiales caracterizados por tener dragoneras; gracias a estas correas podrás sujetarlos a tus muñecas y manos y no los perderás al andar.

Conocer bien este elemento clave te ayudará a entender la importancia de los números que acompañan al método ALFA. Todo tiene un significado y de nuevo vuelve a ser una regla mnemotécnica.

El número 2 hace referencia a los dos direcciones del movimiento que realizas los bastones; es decir, la fase de empuje-atrás y recobro-adelante que realizarás a cada paso. Por este motivo la Marcha Nórdica se desmarca de cualquier otro deporte en el que se camine con bastones.

En segundo lugar, el número 4 marca las fases o momentos del movimiento. Esto significa: 1º tocar o clavar el bastón, 2º cargar el peso, 3º controlar el recorrido y 4º sujetar el bastón al recuperarlo.

Por último está el significado del número 7, imprescindible porque marca los pasos de la secuencia de aprendizaje técnico.

Las 7 claves del método ALFA 247

Este número realmente hace referencia a otra forma de analizar las características del movimiento con bastones, ampliando lo anterior.

  1. Conocer. Hay que saber qué material se utiliza y cómo, diferenciando el Nordic Walking de otras disciplinas con bastones. También hay que darse a conocer al grupo y entender tanto la metodología como las normas del deporte.
  2. Primeras experiencias. Este estadio tiene por objetivo conocer el primer contacto con los bastones y la técnica ALFA; es decir, andar derecho con las manos abiertas y los brazos largos y formando un triángulo con el bastón.
  3. Coger y soltar. O abrir y cerrar la mano. Se trata de la técnica rítmica de coger y soltar los bastones a medida que caminamos. La atención se dirige al control del bastón y la amplitud de movimientos con el brazo extendido.
  4. Andar erguido. Para practicar Nordic Walking hay que ponerse derecho y estabilizar el centro corporal; esto es clave para adquirir una buena técnica. Además, la alineación comienza por una correcta posición de la cabeza a los pies.
  5. Áreas de movimiento. Se centra en la rotación suave de los hombros contra el eje pélvico o de la cadera; este movimiento supone un ejercicio poco agresivo para los discos intervertebrales y mejora la movilización global del raquis.
  6. Trabajo activo del pie. Nuestros pies están en continuo trabajo y el objetivo de este paso es conseguir una correcta secuencia de apoyo; aunque también es importante el movimiento de rodamiento y despegue del pie. El ejercicio comienza por el talón en flexión y continúa por el exterior de la planta hasta el dedo índice.
  7. Variantes. Su objetivo es conseguir una correcta integración de los 6 pasos anteriores. De este modo, el Nordic Walker habrá aprendido una técnica eficaz y eficiente para su salud.

La importancia del método ALFA 247

Gracias a estas siglas conseguirás poner en funcionamiento todas las cadenas musculares; así podrás potenciar la biomecánica natural y el balanceo pendular de todo el cuerpo. Aunque, como todo, tienes que aprenderlo de un instructor experto aunque su aprendizaje es sencillo y rápido.

Esta metodología tiene como objetivo enseñar de forma unificada a todas las personas que quieran iniciarse en este maravilloso deporte. Sin embargo, la intensidad y el enfoque utilizados dependen de las características, objetivos o nivel del individuo. Es la técnica la que se adapta a la persona y será ella quien escoja que modalidad de Nordic Walking es más adecuada: orientada la salud, la competición, el fitness… Los pasos son los mismos, la esencia cambia con cada práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *