Haz Marcha Nórdica junto a tu perro

¿Alguna vez has practicado Nordic Walking solo y has echado en falta a un compañero? ¿Poder compartir esa experiencia mientras estás con tu mejor amigo? Siempre hemos dicho que la Marcha Nórdica es un deporte que se disfruta más en grupo; conoces paisajes, hablas mientras caminas y haces otras actividades grupales, como te mostramos en nuestras salidas por Valladolid. Sin embargo, es posible que por problemas de agenda no puedas siempre pasear junto a otras personas; pero, si te gusta la compañía, has de saber que no es estrictamente necesaria la presencia de otro humano. Porque puedes seguir siendo un nordic walker junto a tu perro.

Caminar con tu perro: un nuevo fenómeno

Tener mascota es algo muy común en la sociedad actual, donde buscamos un compañero peludo con el que convivir. Por eso, muchas personas se preguntan si es posible hacer Marcha Nórdica con un perro a cuestas; y la respuesta no puede ser otra que un sí rotundo. Porque tiene sentido combinar nuestra rutina de ejercicio con el momento de pasear a nuestro perro; nos permite aprovechar el tiempo y resulta saludable tanto para él como para nosotros.

Es por eso por lo que el ‘Nordic Dog Walking’, como dicen en Reino Unido, es cada vez más famoso. Se trata de una forma eficiente de compartir tiempo mientras nos movemos y trabajamos juntos; porque no solo los bastones te impulsarán, también lo hará tu perro al tirar. Como señalan desde Wolf Run, un centro terapéutico para perros de Reino Unido, la Marcha Nórdica es recomendable para mascotas que están en rehabilitación, tienen miedo a ser líderes (perros que tiran de trineos, por ejemplo), que no socializan bien o que son demasiado impulsivos a la hora de jugar.

¿Qué necesitas para pasear con tu perro?

Puedes pensar que este tipo de caminata termina con tu perro y tú en un lío de patas y bastones; aunque esta situación resulte cómica, es poco probable si tu mascota está bien disciplinada. Además, el Nordic Dog Walking es adecuado para cualquier persona y para perros mayores de 12 meses de edad; puesto que las patas están aún en crecimiento y andar excesivamente puede provocar complicaciones.

El kit necesario para empezar es muy simple: tu equipo de bastones, un cinturón, un arnés para el perro y una cuerda elástica para uniros entre sí. La idea es que puedas caminar junto a él sin preocuparte porque se escape o persiga cualquier cosa. También es recomendable animar a la mascota a tomar la iniciativa, en lugar de estar a nuestro lado o detrás; juntos corre el riesgo de ser golpeado por los bastones y si está atrasado no podremos controlar como va.

Por supuesto, lo ideal es que no seas un nordic walker novato porque lo importante es concentrarse en uno mismo. No podemos caminar bien si no controlamos la actividad y además tenemos que estar pendientes del perro al mismo tiempo. Respecto al ritmo, tú mismo lo debes de marcar y así disfrutaréis los dos; incluso puedes animarte al trote, como muestra este vídeo.

Para cualquier duda sobre si tu mascota puede practicar Marcha Nórdica, consulta a un veterinario; por nuestra parte te recomendamos probar esta nueva modalidad en la que podrás fortalecer tu relación con tu amigo peludo.

 

Foto de portada: nordicdogwalking.nl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *