¿Es mejor caminar o correr?

Cada vez más personas se dan cuenta de la importancia de hacer ejercicio de cara al futuro. Llegar a la vejez con buena salud, o mantener la actual, se ha convertido en un objetivo principal. Además, hay una amplia variedad de deportes para ayudar a la persona a encontrar la práctica que mejor le va. Sin embargo, existen dos modalidades que se hacen a pie y que han destacado sobre las demás. Aunque hay dudas y poca gente se pone de acuerdo sobre si es mejor caminar o correr.

Se trata de una cuestión que ha intrigado a los científicos durante años: correr o caminar, caminar o correr… Determinar cuál es mejor es difícil aunque en los últimos años caminar ha ido ganando más adeptos. La sociedad ha comprendido que salir a andar ha dejado de ser una actividad menor. Es cierto que el esfuerzo que requiere no se parece al que necesitas para otros deportes, como la natación. Pero por esto es por lo que tiene cada vez más fama.

El dilema de si es mejor caminar o correr

Caminar es menos cansado y algunos investigadores concluyen que puede tener más beneficios, como dice este artículo. Aunque influye mucho el ritmo que utilices, ya que no quemarás tantas calorías si vas sin prisa.

Hay que caminar rápido, a una velocidad que oscile entre los 4 y los 6 km/h si se es adulto; de esta forma podrás mejorar tu forma física, ser más resistente frente a enfermedades y fortalecer así tu salud. Entonces puedes pensar que si hay que caminar rápido, quizás es más eficaz el correr… ¡qué dilema!

En general, lo importante comer sano y realizar una actividad física en la que te sientas cómodo y veas resultados. Pero si quieres iniciarte en un deporte que puedas practicar en cualquier etapa de tu vida y que sea sencillo, tienes una lesión y quieres algo de bajo impacto y, sobre todo, no buscas ser un deportista de élite pero quieres moverte, caminar puede servirte.

El Nordic Walking puede ser tu gran aliado

La OMS recomienda como mínimo 150 minutos de deporte a la semana, con una intensidad moderada. Sirve caminar con paso enérgico pero si te sabe a poco, puedes probar con el Nordic Walking. Si ya conoces los beneficios que te puede aportar, estarás de acuerdo en que resulta más completo que simplemente andar.

Al utilizar los bastones podrás trabajar la zona superior del cuerpo, mejorando la capacidad pulmonar y la flexibilidad. Es perfecto si sufres de dolores lumbares o problemas de espalda y además podrás perder peso sin esforzarte demasiado. Pero también es adecuado para personas que han sufrido un infarto o para diabéticos, ya que ayuda a regular los niveles de glucosa.

Y otros dos puntos a favor de caminar: si lo haces en pareja o grupo, puedes mantener una tranquila conversación y hacer más amena la actividad; pero también percibes detalles del entorno, sin preocuparte por las pulsaciones, el trote y el ritmo.

Así que si quieres empezar ya mismo con el Nordic Walking, consulta nuestros cursoseventosescapadas por Valladolid. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *